Lucía

Lucía ha llegado a casa con bastante prisa sin dejar que su mamá, Noélia y yo nos conociéramos unos días antes.
Me ha llenado de satisfacciones trabajar con ella, ya que ha sido increiblemente sencillo hacerla posar, por eso a esta "Princesa Sonriente" quiero dedicarle esta poesía de Joaquín Balaguer. Muchas gracias a Noélia
Lucía
Tan lánguido, tan leve y tan sublime,
cual de la luz el tímido temblor;
es su pie que parece cuando oprime
que no tiene más peso que una flor.
En una flor debió de haber nacido,
y a veces se diría que su piel
es un velo traslúcido tendido
sobre su fino cuerpo de clavel.
Y a través de su carne transparente,
como a través de un vaso de cristal
se mira dilatarse la corriente
de su sangre de púrpura ducal.
                                              Joaquín Balaguer


0