Nico y Darío

Que decir de estos dos niños, llegaron al estudio dormidos, Nico enseguida se espaviló; es un niño muy bueno, obediente, con gran paciencia y sobre todo espíritu de hermano mayor. Darío por su parte, tardo mas en despejarse, y ya veis, guapo es un rato largo y ademas un niño con genio y personalidad, me las vi para que mirara a cámara, y no es porque no se diera cuenta, es porque no queria, sabia que eso era lo que tenia que hacer, por eso hacia lo contrario.
Y los papis, que puedo decir de ellos, se tiraron al suelo para animarlos, tuvieron una paciencia infinita, y al final bueno, pues alguna cosita pudimos hacer.







0